Baiwind, empresa miembro de ConpyBasque, ha publicado un artículo en el Diario Vasco:

La compañía vizcaína Baiwind proporciona todo lo necesario para que los particulares dispongan de su propia fuente de energía.

En el mundo actual, donde los costes de la energía son cada vez mayores y las fuentes que la generan actúan como parte fundamental del funcionamiento diario de la sociedad, el cuidado del medio ambiente y el correcto aprovechamiento de los recursos naturales son y serán elementos básicos a tener en cuenta. Por todo ello, las energías renovables se presentan como la mejor opción de cara al presente y futuro.

“La sociedad está viendo que los costes energéticos están subiendo y que hay soluciones para poder reducir esos costes y todo lo que conlleva la mejora del medio ambiente”, afirma Íñigo Garaio, gerente de Baiwind, empresa española con sede en Vizcaya encargada de fabricar generadores eólicos de pequeño tamaño con eje vertical.

España carece de combustibles fósiles, de ahí la importancia en fomentar la energía verde en cualquiera de sus formas, desde la solar hasta la hidráulica, pasando por la marina, la geotérmica, la biomasa o la eólica. Esta última fue la elegida por los creadores de Baiwind. Garaio explica el porqué: «dentro de las renovables vimos que la hidráulica ya está desarrollada y madura, así que poco podíamos aportar. La biomasa tiene problemas de abastecimiento de materia prima e implantación. En la solar podíamos ser marquistas, en este sector el que tenga la materia prima es el que manda. La idea de la minieólica surgió por descarte, vimos que teníamos capacidad económica para asumir los costes de la maquinaria y podíamos ser capaces de desarrollar la tecnología necesaria».

El control de los recursos energéticos es, a día de hoy, motivo de guerras y disputas entre diferentes países, concentraciones de energía y poder, que generan problemas sociales y económicos. La empresa vizcaína se centra en esa importancia del autoabastecimiento y control de la energía a pequeña escala, por lo que su público objetivo son viviendas, comunidades de vecinos y sector agrícola. El usuario, cada vez con mayor frecuencia, busca disponer de su propia energía. Baiwind se instala en ese nicho comercial ofreciendo soluciones energéticas viables.

Se trata de tecnología de fabricación propia, desarrollada con ayuda de centros tecnológicos y universidades. La empresa fabrica los aerogeneradores de pequeño tamaño para, posteriormente, venderlos a integradores que realizan la instalación. «Este producto no lo compras y ya está, necesita de alguien que lo instale, y esta instalación suele ser más cara que el producto. Al final, solo el 40% del coste total corresponde al generador. Nuestro cliente es el instalador, y tanto en España como en resto del mundo tratamos de alcanzar acuerdos con colaboradores e instaladores que les interesa nuestra tecnología. Actualmente tenemos acuerdos en Argentina, India, Bélgica, Reino Unido y Japón», explica Garaio.

Análisis del aire
Autogenerar supone una inversión inicial importante que se traduce en menores gastos en la compra de energía externa. Baiwind pretende establecer una relación calidad- precio asumible. Para obtener la rentabilidad deseada, el comprador debe «conocer su viento», es decir, qué necesidad energética se tiene. Se debe analizar en profundidad la fuerza y cantidad de aire del terreno donde se situará el aerogenerador de eje vertical. Por todo ello, es complicado trazar un mapa con zonas idóneas a nivel nacional, al contrario que ocurre con la energía solar.

La empresa nació con dos socios que asumieron la inversión inicial para llevar a cabo la primera fase del desarrollo del producto. «Para la segunda fase, el prototipo, tuvimos que buscar un socio estratégico que aportara capital riesgo, una empresa que además sumara contactos y ayudara en la gestión», apuntó el gerente. Además la compañía ayuda en el proyecto benéfico Baiwind Solidario, que dona parte del montante de las ventas a distintas obras sociales.

Fuente: Diario Vasco